Pintura Acrílica

El descubrimiento de estas pinturas está vinculado a un fenómeno social. En México, a los años veinte, un grupo de artistas debía crear murales frescos para espacios al aire libre. Les hacía falta una pintura que se secara con rapidez y que a la vez fuera resistente a las variaciones climáticas. El plástico, material industrial, respondía a estas exigencias. La pintura acrílica, a base de resinas sintéticas y con una base acuosa, es resistente a la luz y de la descomposición química. Se seca tan rápidamente como se evapora el agua y permite todos los efectos de la materia. Poco diluida, proporciona el efecto de aceite, muy diluida o mezclada con sus geles y mediums, permitie transparencias y efectos de acuarela.